Experiencias Significativas

El chisme

Autor: Alejandra Vélez Patiño – Artista/Docente Obra Teatral (Noviembre 2016)

OBRA TEATRAL

Se trata de valerse del teatro como herramienta de expresión artística, que genere un ambiente favorable para la reflexión y la autocrítica en los jóvenes y niños, que los guíe a canalizar energías negativas hacia la  construcción de procesos de paz  a través de sensibilización teatral y el trabajo en equipo.

EL CHISME

El chisme es tan antiguo como el mundo y, hasta el filósofo griego Epícteto, se ocupó de él dando un sabio consejo: “Si te vienen a decir que alguno ha hablado mal de ti, no te empeñes en negar lo que ha dicho; responde solamente que no sabe tus otros vicios, y que, de conocerlos, hubiera hablado mucho más”.

Acotación: Y de repente ya estábamos caracterizados con los personajes creando una situación que contenía un tema: “El Chisme” que poco a poco fue generando conflictos.

ESCENA 1

El reportero: A mí me están diciendo dizque, que Valery está enamorada de Jeison y me encontré aquí a una amiguita que me está diciendo la verdad.

Yeren: Que mi amiga Valery está enamorada de…

Valery: ¡Mentiras!

¡Mentiras!… Es la ligera y asustada expresión de una vos que defiende su verdad, frente al chisme. Inicio con esta respuesta porque todos negamos hasta donde podamos sostener el chisme, en este caso la implicada, no puede dejar de dibujar en su rostro una sonrisa que la delata de mejilla a mejilla y ni hablar del santo…Revelar y compartir supuestas intimidades de otros, tiene un cierto contagio que a veces deja un lugar para la destrucción y la envidia, esto es aprovechado por algunos como truco publicitario, revelando o permitiendo que se conozcan “accidentalmente” detalles de su vida privada.

Valery: A ella también le gusta Dayron…

Yeren: A mí no me gusta él… Cuando estábamos en el Jean Day, todos estaban diciendo que yo no me quería separar de Dayron, porque estábamos bailando apenas.

El Reportero: Poné cuidado que a mí que me contaron, dizque que vos te la pasabas ahí al ladito de Dayron bailando…

Valery: Sí, sí, sí… ¡No se despegaba! ¡No se despegaba!

Yeren: Porque Eilyn estaba celosa que yo estuviera bailando con el novio.

El chisme siempre necesita a un tercero ausente y perjudicado. Si nos pusiéramos meticulosos, podríamos ver que la circulación del chisme comienza con un acuerdo y ese es… ¡te cuento, pero no decís nada! y con rapidez el otra contesta ¡Que sí hombre, pero contá!, sin pensar que quizá se estuviese metiendo en un problema, pero las ganas de saber el acontecimiento son mas grandes y visibles.

El Reportero: Ay peráte Yeren, ¡Chisme fresco!, decíme bien la verdad, Vos ¿Estas enamorada de Dayron y Dayron de vos o de Eilyn?

Ambas: de ¡Eilyn!  […]

El reportero: ¡Ah, pero a vos si te gusta Dayron!

Yeren: No.

Valery: Sí, si le gusta, que día estaba diciendo que dizque tenía unos ojitos hermosos y que le quería besar la boca.

Yeren: ¡Mentiras!

También utilizamos elementos distractores que nos protegen de cualquier contratiempo, en este caso intentar disuadir o irse por las ramas para que no se sepa más del tema.

Acotación: Entra Jeison, se pone el títere en la mano y participa de la situación.

ESCENA 2

El reportero: Ve, Jeison, es que me están contando un chisme aquí, poné cuidado, dizque que vos estás enamorado de Valery, ¿verdad?

Jeison: Eso es mentiras, Yeren se mete en un chismero […] Yeren dice que yo bailo muy pegadito con Dayron, sabiendo que en ese Jean Day estaba… (Baila) Sabrosito… El Perreito… Sabrosito…

Yeren: Jeison y Sebastián estaban cogiendo una peladita y no la querían dejar en paz.

El Chisme ¿Negativo o Positivo?

La mayoría cae en ellos, pero les avergüenza admitirlo y hasta temen quedar atrapados. Pero no todos los rumores son malos: de hecho, pueden ser útiles para mantener normas sociales y advertir sobre peligros. Así, al menos, lo plantean una serie de investigaciones recientes que analizaron el lado bueno del chisme. “La visión habitual del chisme es que siempre es malo, y es porque muchos de hecho lo son” indicó Robb Willer[1] “Pero cumple una función importante”, puede proteger a otros y servir como advertencia. “Si uno le cuenta a la gente que tal o cual persona es un egoísta, los demás aprenderán que deben evitar a ese imbécil ofensivo” explicó Matthew Feinberg[2], Robb Willer agregó: “A veces necesitamos intercambiar información con terceros sobre gente que no está cerca para aprender de las experiencias de los demás”.

Yo digo que casarse con una sola versión es maligno para el alma e ingenuamente irresponsable, la pregunta es, por qué cooperar, escuchar o poner atención en algo que quizá no será de provecho y aporte a tu vida, dependerá de ti si quieres averiguar y vivir la experiencia de conocer al imbécil ofensivo según expresa Matthew Feinberg, quizá ese imbécil ofensivo sea solo un tal cual simple y sin pretensiones y que la función del chisme como advertencia sea solo una invención o fabricación del otro individuo que a simple vista también es un tal cual que seguramente sí tenga pretensiones.

El chisme inventa, tergiversa y recrea todo, y se aprovecha para crear intriga, sin embargo para los niños esto genera risa, complicidad, convivencia, ingenuidad, transparencia, exactamente todo lo contrario a lo que genera el chisme en un adulto. Cuando ves a un niño contando un chisme a otro niño hay tranquilidad en lo que dice, cuenta todo, no se guarda nada, incluso aumentan palabras, pero si ves a un niño contando un chisme a un adulto, se puede identificar cierta desconfianza y temor por lo que dice, temor por ser acusado o implicado, por eso sus relatos son finalizados con frases como… ¡Pero yo no vi!¡A mí me contaron!… ¡No me consta!… y eso es consecuencia, de lo injustos que podemos ser los adultos al tratar de aplicar lógica y raciocinio, impartimos justicia en algo que no tiene sentencia.

Esta experiencia me encantó, fui testigo de chismes inocentes y todo contando desde el Teatro, utilizando un elemento mágico como el títere parlante que le permitió al niño contarlo todo desde un espacio de confianza, complicidad y respeto.

La pregunta es… ¿Cuando un niño cuenta un chisme, su pretensión es perjudicar al otro? o lo hace simplemente ¿para llamar la atención?

[1] Robb Willer profesor de Sociología en Berkeley, coautor del estudio titulado “Las virtudes del chisme”
[2] Matthew Feinberg coautor del estudio “Las virtudes del chisme”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s